Decálogo de los profesionales de la salud para prevenir cualquier tipo de litigio por responsabilidad médica

Conviene recordar a los profesionales de la salud aquellas normas de conducta que tienen como finalidad prevenir cualquier tipo de responsabilidad médica en razón de su ejercicio profesional. Por ello hemos diseñado El Decálogo de los profesionales de la salud para prevenir cualquier tipo de litigio por responsabilidad médica:

1. Amarás tu vocación por encima de las circunstancias adversas

Sin importar las adversidades que el ejercicio de tu profesión te impone, no debes olvidar las razones por las cuales decidiste dedicarte al cuidado de la salud. No olvides tu vocación.

Algunos profesionales deciden abandonar su ejercicio por el hecho de haber sido demandados o haber tenido una mala experiencia con un paciente o una experiencia laboral negativa. Por supuesto, estas situaciones pueden llegar a ser desagradables. Pero hacen parte del ejercicio profesional y se les debe tratar como eventos pasajeros que serán atendidos con total observancia.

2. Usarás tu vocación al servicio de la humanidad

Todas las profesiones de la salud a lo largo del mundo buscan uno de los fines más altos de la humanidad: su bienestar. Por ello su ejercicio conlleva hacer todo lo necesario y que esté a su alcance para lograrlo.

Tu vocación exige el cumplimiento de deberes éticos, morales y legales para con tus pacientes. Por ello se impone la obligación a todo profesional de estar actualizado, de informar sobre sus procedimientos, de consignar lo correspondiente en la historia clínica, de tratar con respecto a sus pacientes y sus colegas, etc.

Cualquier tipo de decisión compleja que tomes en un momento de crisis en una atención médica será totalmente justificable si siempre la tomas teniendo en mente tu vocación de servicio.

3. Practicarás tu profesión en un lugar habilitado

Nuestra legislación exige la prestación de servicios de salud en lugares autorizados para ello. Dicha autorización se denomina habilitación, que por regla general debe acreditarse mediante un documento localizado en un lugar visible de la institución.

Por lo anterior, y con el fin de evitar cualquier tipo de responsabilidad médica,  es recomendable que el profesional se cerciore que el lugar donde presta sus servicios cuenta con la habilitación correspondiente.

4. Informarás al paciente

Múltiples circunstancias externas hacen que cada vez más se imponga la reducción de tiempo para la atención de los pacientes. Sin embargo, y a pesar de ello, siempre se debe buscar el espacio adecuado para informar. La información debe ser de calidad y no sólo por cumplir un requisito. Una comunicación de calidad es el secreto para evitar cualquier tipo de reclamación futura.

Esta es una de las recomendaciones más importantes en razón que la práctica nos muestra que es una de las causas más recurrentes que originan conflictos judiciales. Por lo anterior, repetimos, siempre se debe informar al paciente sobre su atención a pesar de los modelos de prestación de servicios vigentes en los que en algunas veces impera la productividad sobre cualquier otra consideración personal.

5. Harás suscribir consentimiento siempre que sea necesario

En todo caso y en tomo momento, salvo caso de urgencia, harás que tu paciente firme el correspondiente consentimiento informado previo a la realización de un procedimiento. No contar con dicho documento dentro de un proceso judicial hace muy complicada la defensa del acto médico. Existen autores que afirman que la simple inexistencia de dicho documento, así el procedimiento se haya hecho de manera correcta. Implica la presunción de responsabilidad médica de los profesionales de la salud e instituciones que intervinieron en el acto.

Por lo anterior, debe convertirse en una práctica sagrada la verificación de la existencia del consentimiento informado debidamente suscrito antes del correspondiente procedimiento médico.

6. Diligenciarás historia clínica

La historia clínica está definida como un documento privado, obligatorio y sometido a reserva. Al igual que con el consentimiento informado, algunos autores afirman que la simple inexistencia de la historia clínica. Así el procedimiento hubiera sido correcto, implica presunción de responsabilidad médica.

La información de calidad que se debe dar al paciente (regla 4) se traduce y se evidencia a través del diligenciamiento de la historia clínica y la suscripción del correspondiente consentimiento informado de ser requerido (reglas 5 y 6). La defensa médica se complica si falta alguno de estos elementos mencionados. Razón por la cual su cumplimiento es garantía de un mejor resultado en un eventual proceso judicial o investigación administrativa.

Vale la pena recordar que la historia clínica debe diligenciarse de manera simultánea con la atención brindada o inmediatamente después de ocurrida la prestación del servicio.

7. Tratarás cordialmente a tus pacientes

Otro de los secretos para prevenir al máximo conflictos judiciales es el trato amigable y cordial que puedas darles a tus pacientes. Todas las personas son receptivas a una comunicación agradable y están dispuestas a olvidar pequeñas fallas del sistema de salud siempre que se sientan tratadas de manera digna.

Por más que el sistema de salud tienda a incentivar la productividad en la atención de pacientes. No debes olvidar que atiendes personas, que sienten, sufren y merecen un trato digno y considerado. Esto es lo que se ha venido conociendo como la “humanización de la salud”, el cual resulta un concepto paradójico siendo que el ser humano es el centro de estudio de la actividad médica.

Un trato cordial no garantiza en un 100% que un paciente o familiar desista de demandar, pero un trato incorrecto sí aumenta exponencialmente la probabilidad de serlo. Por lo anterior, una de las mejores actividades que un profesional de la salud puede realizar para prevenir problemas futuros es la de tener una comunicación clara, amable, cordial y digna con sus pacientes.

8. Nunca hablarás mal de un colega que no esté presente

La inseguridad está presente en todos los seres humanos y más en aquellos casos como lo son la ciencia médica ya que no es exacta. Si sumado a lo anterior aparece un profesional de la salud que durante su práctica hace comentarios sobre falta de idoneidad de otro anterior que atendió al paciente, entonces tenemos el detonante suficiente para iniciar una reclamación judicial.

Se recomienda ser cauto y objetivo en los comentarios que se hacen a un paciente respecto de procedimientos anteriores ya que éste puede interpretarlos de muchas maneras posibles. En algunas ocasiones se puede generar un sentimiento de frustración y enojo de tal magnitud que a la postre conlleva el inicio de una o varias acciones judiciales contra aquel profesional anterior.

9. Siempre deberás contar con una póliza de seguros

En algunas ocasiones no basta con haber dado cumplimiento a las anteriores reglas ya que aun así los pacientes o familiares deciden demandar al profesional médico. Por ello, y en caso de una eventual condena en contra, se debe contar con una póliza de seguros que garantice la protección patrimonial del prestador de servicios de salud.

Al momento de tomar la póliza se recomienda que sea de una aseguradora reconocida y con una cobertura económica suficiente para garantizar el eventual pago de una indemnización. Igualmente se recomienda asesorarse de un experto con el fin de identificar la póliza que mejor se acomoda a las necesidades particulares.

10. Siempre ten cerca a un asesor especializado en responsabilidad médica

Por último, la mejor y más importante recomendación es que cuentes con un equipo especializado de asesores en temas judiciales que te briden siempre el mejor consejo a la hora de presentarse un problema.

 

Estos asesores te indicarán qué hacer y la forma de hacerlo en el momento oportuno, con el fin de mitigar al máximo las consecuencias de un proceso judicial. Igualmente te recomendarán qué tipo de póliza de seguro tomar así como la aseguradora recomendada.

En últimas, si por alguna razón se te olvidan las reglas anteriores o sencillamente te bloqueas ante una situación complicada. Lo único que debes hacer es pedir ayuda al grupo especializado en responsabilidad médica para que te guíe y te diga cómo actuar.

Daiyana Zorro Santos
Daiyana Zorro Santos
Abogada titulada de la Universidad Externado de Colombia, con títulos de postgrado en Responsabilidad Civil y Derecho Procesal.